¿que tipo de fuerza es la fuerza de gravedad?

¿qué tipo de fuerza es la gravedad?

Una de las simplificaciones más notables de la física es que sólo cuatro fuerzas distintas explican todos los fenómenos conocidos. De hecho, casi todas las fuerzas que experimentamos directamente se deben a una sola fuerza básica, llamada fuerza electromagnética. (La fuerza gravitatoria es la única fuerza que experimentamos directamente que no es electromagnética). Esto es una tremenda simplificación de la miríada de fuerzas aparentemente diferentes que podemos enumerar, de las cuales sólo unas pocas fueron discutidas en la sección anterior. Como veremos, se cree que todas las fuerzas básicas actúan mediante el intercambio de partículas portadoras microscópicas, y las características de las fuerzas básicas están determinadas por los tipos de partículas intercambiadas. La acción a distancia, como la fuerza gravitatoria de la Tierra sobre la Luna, se explica por la existencia de un campo de fuerzas más que por el “contacto físico”.

Las cuatro fuerzas básicas son la fuerza gravitatoria, la fuerza electromagnética, la fuerza nuclear débil y la fuerza nuclear fuerte. Sus propiedades se resumen en la Tabla 1. Como las fuerzas nucleares débil y fuerte actúan en un rango extremadamente corto, del tamaño de un núcleo o menos, no las experimentamos directamente, aunque son cruciales para la propia estructura de la materia. Estas fuerzas determinan qué núcleos son estables y cuáles se desintegran, y son la base de la liberación de energía en ciertas reacciones nucleares. Las fuerzas nucleares determinan no sólo la estabilidad de los núcleos, sino también la abundancia relativa de los elementos en la naturaleza. Las propiedades del núcleo de un átomo determinan el número de electrones que tiene y, por tanto, determinan indirectamente la química del átomo. Se hablará más de todos estos temas en capítulos posteriores.

Te puede interesar  Explorando el sistema solar: planetas, asteroides y curiosidades

Cuáles son los cuatro tipos principales de fuerzas

La gravedad (del latín gravitas ‘peso'[1]), o gravitación, es un fenómeno natural por el que todas las cosas con masa o energía -incluidos los planetas, las estrellas, las galaxias e incluso la luz[2]- se atraen (o gravitan) entre sí. En la Tierra, la gravedad da peso a los objetos físicos, y la gravedad de la Luna provoca las mareas de los océanos. La atracción gravitatoria de la materia gaseosa original presente en el Universo hizo que ésta comenzara a fusionarse y a formar estrellas y que éstas se agruparan en galaxias, por lo que la gravedad es responsable de muchas de las estructuras a gran escala del Universo. La gravedad tiene un alcance infinito, aunque sus efectos se debilitan a medida que los objetos se alejan.

La teoría general de la relatividad (propuesta por Albert Einstein en 1915) describe la gravedad no como una fuerza, sino como una consecuencia de las masas que se mueven a lo largo de líneas geodésicas en un espacio-tiempo curvado causado por la distribución desigual de la masa. El ejemplo más extremo de esta curvatura del espacio-tiempo es un agujero negro, del que nada -ni siquiera la luz- puede escapar una vez pasado el horizonte de sucesos del agujero negro[3]. Sin embargo, para la mayoría de las aplicaciones, la gravedad está bien aproximada por la ley de gravitación universal de Newton, que describe la gravedad como una fuerza que hace que dos cuerpos cualesquiera se atraigan entre sí, con una magnitud proporcional al producto de sus masas e inversamente proporcional al cuadrado de la distancia entre ellos.

Fuerza de gravedad en la tierra en newtons

Este artículo trata sobre un tipo de fuerza por unidad de masa. Para otros usos, véase Fuerza G (desambiguación).Este artículo trata sobre los efectos de la aceleración prolongada. Para la aceleración transitoria, véase Choque (mecánica).

En vuelo recto y nivelado, la sustentación (L) es igual al peso (W). En un giro inclinado a nivel constante de 60°, la sustentación es igual al doble del peso (L = 2W). El piloto experimenta 2 g y el doble de peso. Cuanto más pronunciada sea la inclinación, mayores serán las fuerzas g.

Te puede interesar  Explorando el sistema solar: Distancia, velocidad y composición

Este dragster de alto rendimiento puede acelerar de cero a 160 kilómetros por hora (99 mph) en 0,86 segundos. Esto supone una aceleración horizontal de 5,3 g. Si se combina con la fuerza g vertical en el caso estacionario utilizando el teorema de Pitágoras, se obtiene una fuerza g de 5,4 g.

La fuerza gravitatoria equivalente, o más comúnmente, fuerza g, es una medida del tipo de fuerza por unidad de masa -típicamente la aceleración- que causa una percepción de peso, con una fuerza g de 1 g (no gramo en la medida de la masa) igual al valor convencional de la aceleración gravitatoria en la Tierra, g, de aproximadamente 9,8 m/s2.[1] Dado que las fuerzas g producen indirectamente peso, cualquier fuerza g puede describirse como un “peso por unidad de masa” (véase el sinónimo peso específico). Cuando la fuerza g es producida por la superficie de un objeto que es empujado por la superficie de otro objeto, la fuerza de reacción a este empuje produce un peso igual y opuesto por cada unidad de masa del objeto. Los tipos de fuerzas implicados se transmiten a través de los objetos mediante tensiones mecánicas interiores. La aceleración gravitatoria (salvo ciertas influencias de fuerzas electromagnéticas) es la causa de la aceleración de un objeto en relación con la caída libre[2][3].

Fuerza normal

Explicación: La tercera ley de Newton dice que para cada fuerza hay una fuerza igual y opuesta: para un objeto en un plano no inclinado, la fuerza de la gravedad es recta hacia abajo y la fuerza normal es recta hacia arriba.

En términos no matemáticos, la fuerza normal es la que impide que nos hundamos en el suelo: experimentamos la fuerza de la gravedad y, sin embargo, no somos absorbidos por la corteza terrestre. ¿Por qué? Porque el objeto sobre el que nos apoyamos ejerce una fuerza igual pero opuesta sobre nuestros pies.

Este principio se sigue aplicando a los objetos situados en un plano inclinado. A medida que aumenta el ángulo del plano, la fuerza de la gravedad se divide. La gravedad hace que el objeto se desplace hacia abajo y horizontalmente a lo largo de la superficie del plano. La fuerza normal debe seguir contrarrestando la parte descendente de la gravedad, pero será menor que la fuerza gravitatoria total ya que el objeto se desliza horizontalmente. Esto nos obliga a utilizar el término del coseno para reducir la fuerza normal total. Finalmente, si el ángulo de inclinación aumenta lo suficiente, estaríamos tomando , que es cero; si el objeto está en caída libre (el plano es vertical), entonces no hay fuerza normal.

Te puede interesar  Planetas habitables del sistema solar: características y posibilidad de vida

Relacionados

Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad